ACEPTACIÓN, palabra mágica

ACEPTACIÓN, palabra mágica

La aceptación es sin duda alguna  una palabra mágica porque cuando esta llega, nuestra pelea desaparece y este hecho proporciona una gran tranquilidad. Aunque no lo parezca podemos estar enganchados a asuntos que no aceptamos y al no ser conscientes de ellos no hacemos por poner esfuerzo en aceptarlos y batallamos hasta agotarnos. Esto ocurre más aún cuando el asunto trata de una idea loca (idea loca= meta que no se puede conseguir, y aunque lo sabemos seguimos intentándolo, como la perfección).

A menudo me encuentro con personas enganchadas a asuntos tales como las injusticias o los errores y se meten en una dura batalla contra estos asuntos sin darse mucha cuenta la cantidad de energía que gastan en ello sin solucionar, ni si quiera cambiar nada en la mayoría de los casos, porque realmente en la mayoría de los casos no pueden hacer nada. Así me encuentro con personas que se enfadan mucho porque es injusto que hayan personas que roban a otras que trabajan diariamente para conseguir lo que tienen. Y sin dudas es muy injusto, pero el enfado indica que no tiene aceptado que eso ha sido así, que es así y sobre todo que seguirá siendo así, al menos durante muchos muchos años. En este asunto falta aceptación.

aceptacion

En temas menos genéricos y más personales nos podemos encontrar con miles de situaciones no aceptadas aunque en un principio pareciera que sí lo están. Ejemplos como separaciones de los padres, maltrato psicológico y/o físico por parte de otros niños o que te echaron de un trabajo marcan a las personas y a veces no se le presta la atención que cada uno de estos pasos en nuestras vidas necesitan, probablemente para no remover y recordar un episodio desagradable y doloroso que nos hace sentir tristes o culpables. Pero ocurre que cuando te enteras de una separación sufres en demasía con los pequeños de la casa, o que cuando te enteras de un caso de "bullying" te enervas con mucha fuerza con ganas de hacer justicia sea como sea, o vives en tu actual trabajo con un miedo atroz a que te vuelvan a echar. En todos estos ejemplos falta aceptación.

Preguntas frecuentes: ¿Y qué hago para aceptar? ¿Me tengo que conformar? 

Respondiendo a la primera te diré que para poder aceptar debes pasar las siete fases del duelo en el caso de que sea un asunto personal. Estas siete fases se pueden pasar de manera natural y a veces nos quedamos bloqueados en alguna de esas fases, en cuyo caso sugiero buscar ayuda externa que nos permita desbloquear y avanzar. Lo que siempre es necesario para poder superar el bloqueo es tratarlo con mucho cariño, un bloqueo llega normalmente por falta de amor en algún punto concreto. Si el asunto es más genérico, lo primero es revisar en qué te toca a ti eso con lo que te enervas y segundo aceptarlo, y si te das cuenta que es una asunto antiguo pide ayuda de manera puntual para buscar la tranquilidad en este tema concreto, para que dejes de pelear.

A la segunda pregunta quiero hacer una diferencia entre aceptación y conformismo, es sencilla y quizá te pueda ayudar. Cuando en el asunto en cuestión puedes hacer algo y no lo haces es conformismo, si en el asunto no puedes hacer nada debes buscar la aceptación aunque sea complicado, aunque duela, aunque no estés conforme, acepta y verás como vives más tranquilo/a y seguramente más feliz.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin: www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

Comments are closed.