Author Archives: admin

Terapia de Cambio Inmediato

Terapia de Cambio Inmediato

La Terapia de Cambio Inmediato

La Terapia de Cambio Inmediato no es más que una herramienta de reequilibrio del funcionamiento de las emociones del ser humano. No tendría sentido ir con los ojos cerrados, ya que los tienes los usas aunque no siempre veas cosas que te gusten. Como mucho lo que haces es cerrarlos cuando la visión es desagradable.

Pues algo parecido pasa con las emociones. Cuando las sensaciones que me aporta una emoción concreta no me gusta, a veces, tiendo a evitarla para no sentirla. Sería como el cerrar los ojos en el ejemplo anterior. El riesgo en el ejemplo es obvio, si cierras los ojos no ves y pierdes gran parte del contacto con la realidad. Y de igual modo pasa con las emociones, si intentas no vivirla pierdes gran parte de tu realidad.

Es importante entender que las emociones aparecen en nosotros estimuladas por una situación concreta, y una vez que aparece está ahí. Y aunque no la mires, sigue estando ahí. No va a desaparecer a no ser que la vivas, es la única forma que hay de que una emoción pase.

Sabiendo esto sabes mucho. Imagina que cada emoción que aparece y que no quieres vivir es un bolso o una mochila. Y que cada vez que no vives una emoción concreta te cuelgas ese bolso o mochila. ¿Cuántos bolsos o mochilas crees que puedes llevar? Al final no puedes con todos, no caben más, y lo peor es que pesan y molestan mucho.

La Terapia de Cambio Inmediato es una herramienta para quitarte esas mochilas que te has colgado de manera normalmente involuntaria para que vivas más despejado y libre. 

Terapia de Cambio Inmediato

La forma en la que actúa la Terapia de Cambio Inmediato es sencilla, tan sólo se encarga de reequilibrar el sistema que tiene el ser humano para adaptarse al mundo y estar en contacto con él mismo y con los demás, la emociones. Se trata de una manera consciente revivir esa emoción atascada y dejarse sentir, de esta manera la emoción es vivida y por consiguiente desaparece.

Es curioso que sea tan efectivo por la sencillez de lo planteado. El proceso de la Terapia de Cambio Inmediato es rápido y tiene resultado permanentes porque una vez vivida la emoción no vuelve. Esto no significa que si trabajas una tristeza no vuelvas a estar triste. Significa que no volverás a estar triste por esa razón en concreto.

Por esto esta herramienta es perfecta para ti si llevas tiempo atascado con una situación que te provoca tristeza, dolor, rabia, frustración, en general que te genere malestar.

Un descubrimiento que tiene su garantía en su sencillez y en que no deja de utilizar el sistema natural que posee todo ser humano, vivir las emociones.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí

Escrito por David Garrido Díaz

FELICIDAD. ¿Tienes lo necesario?

FELICIDAD. ¿Tienes lo necesario?

¿Tienes lo necesario para encontrar la FELICIDAD? Realmente es una pregunta para pararse a pensar. ¿Realmente necesitas más de lo que tienes para disfrutar la felicidad?. Si eres una persona acomodada probablemente respondas que no, y es posible que si eres una persona que estás pasando por apuros dirás que sí.

La respuesta a esta pregunta tiene que ver con la cultura del tener y del consumismo. Estamos sometidos a una presión muy grande para hacernos creer que seremos felices en tanto en cuanto poseamos pertenencias y si estas posesiones son costosas y exclusivas mucho mejor.

Cuando le expongo esto esta cuestión a la gente me suelen responder que sí, me dan la razón pero en el fondo pocos son los que no se dejan llevar por el deseo de comprarse el último modelo de... o un... más grande y nuevo. 

Sabemos perfectamente que la felicidad no está en lo material, pero aún así lo seguimos buscando. Si en situación de broma preguntas a alguien qué necesita para ser feliz en un alto porcentaje te responde "que me toque la lotería" o algo parecido, y esta respuesta "de broma" es muy significativa.

En el fondo creemos que podemos comprar la felicidad, una base muy errónea y lo sabemos, pero cuesta cambiar ese fondo. 

Felicidad

La felicidad tiene mucho más que ver con la satisfacción de tus necesidades, con hacer en tu vida aquello que te realiza y sobre todo con la aceptación.

Dedícate tiempo en el día para conocer tus necesidades de ese momento concreto e intenta satisfacerla. Practica esto de tener encendido el radar de detección de necesidades para que, cuando aparezca una, salte un aviso en el móvil y te diga que tienes que dedicarte tiempo a ti y atender esa necesidad. La satisfacción de una necesidad te pone siempre en contacto con el bienestar, con la felicidad.

Pero esto no es suficiente, procúrate una vida en la que hagas aquello que te gusta, aquello en lo que te sientes bien. Es decir busca tu vocación y persíguela, además de proporcionarte el mínimo de situaciones que no te motivan. Sé que algunas son inevitables pero seguro que otras las puedes librar.

Y sobre todo acepta lo que hay, no te pelees con la vida y con las cosas que te pasan, tienes o eres. No tiene ningún sentido la bronca. Canaliza esa energía hacia el cambio, si es posible y si no lo es acepta. Trátate con más cariño, con más amor compasivo , dedícate tiempo de calidad y cuídate.

Sé que aceptar no es fácil a veces, pero de verdad que no sirve de nada pelear contra la vida. Te puede cabrear alguna situación, y puede ser normal, vive tu mosqueo, tu pena o lo que sea que te provoca y continua, acéptalo  y sigue con tu vida.

Después de la pregunta de broma nos ponemos serios y la mayoría se refiere a las personas que tienen cerca para entender que deberían sentirse más felices, "tengo una familia maravillosa, tengo trabajo y una pareja que me ama. Debería sentirme bien". Todo esto ayuda, por supuesto, pero lo felicidad no va sólo por este camino, tiene que ver más con el auto cuidado, con el amor a uno mismo, el amor propio.

Ámate, acepta y verás como la FELICIDAD aparece. A mi parecer sea cual sea tu situación tienes todo lo necesario para ser feliz. SÓLO DEPENDE DE TI, y esta es la buena noticia, está en tu mano.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook:  www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin:   www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

NORMALIZAR. ¿Es normal?

NORMALIZAR. ¿Es normal?

NORMALIZAR es una buena clave para buscar y encontrar la tranquilidad en tu día a día. ¿Qué es normalizar? Normalizar significa darle carácter de normal a las situaciones que pasan. Piensa que estás jugando a los dardos contra  un profesional del juego, lo normal es que pierdas. De modo que tu posible rabia por perder tiene menos lugar, menos lógica, ya que la probabilidad de que ganaras era muy baja.

Y en el plano donde realmente es eficaz  y sano es cuando lo aplicamos a las emociones porque es completamente normal y natural que las emociones aparezcan en nosotros. No sólo normal sino es necesario que aparezcan. Cuando normalizamos reducimos la intensidad de la pelea interna por intentar evitar esa emoción que no nos gusta o que no queremos vivir.

normalizar

Imagina que tienes que montar en avión y eso te da miedo. Si observas bien tu proceso mental empiezas a sugestionarte con la idea de intentar evitar que subas al avión. Al final te subes porque no tienes más remedio que hacerlo toda ese intento de evitarlo se vuelve en contra tuya y hará que lo pases peor ya que has alimentado un miedo poco probable y afrontas la experiencia sugestionado por una fantasía catastrófica y predispuesto a unas sensaciones no muy agradables.

Y si en lugar de hacer eso te dejas vivir la experiencia dándole normalidad a lo que sientas, porque puede ser normal sentir miedo al montarte en una avión, y por supuesto es normal tener miedo a que pase algo.

Sin embargo lo que no es normal es que creas que el avión se caerá, o que al aterrizar chocaréis... todo eso no es normal porque realmente el índice de accidente en aviones es muy bajo, y recuerda que la normalidad la da un número medio de experiencias, es decir si de cien experiencias ha pasado un suceso 30 veces, la normalidad tendrá un percentil del 30%.

Prueba a afrontar alguna situación de tu vida normalizando en lugar de como lo haces habitualmente sobre todo cuando refiriéndonos a las emociones.

Otro ejemplo, es que me he dado un golpe en la pierna y me sigue doliendo mucho, y este dolor no se me quita. Lo normal es que te duela, no puedes pretender que el dolor desaparezca rápidamente ya que tiene su proceso. Puedes entender que esperar que el dolor desaparezca cuando tu quieres es una idea algo loca. 

Me mosqueo porque las cosas no salen como quiero, y a no ser que tengas súper poderes lo normal es que no tengas absoluto control sobre las cosas que haces y que te pasan. Es muy insolente y loco pensar que van a salir tal y como quieres.

Te dejo una nueva herramienta fácil de aplicar y que da unos resultados muy interesantes, NORMALIZAR. Pruébala y si tienes dudas puedes escribirme o comentarme cómo te ha ido, verás que vives de otra manera.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin:  www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

RESPETO propio

RESPETO propio

La falta de RESPETO personal es algo que ocurre más a menudo de lo que sería recomendable para una salud emocional equilibrada. Yo lo llamo violarse y si te pones a valorarlo resulta que nos violamos, nos faltamos al respeto.

Violarse significa hacer algo que no quieres hacer. Una falta de respeto personal puede ser consciente o inconsciente, es decir decides si te quieres violar o no te das cuenta y lo haces. La diferencia entre uno y otro tiene repercusión en su resultado, ya que el inconsciente provoca mucho más daño que su contrario que desequilibra menos.

Son varias las razones que pueden provocar una falta de respeto personal. Una y la más común es que no estamos en contacto con nuestro deseos y necesidades lo que provoca que por ahorrar energía nos apuntemos a un asunto sin percatarnos que no estaba dentro de mis deseos realizar ese asunto. Esta opción, por supuesto, está dentro del apartado de inconsciencia. Otra razón son los "deberías y los tengo", es decir ideas impuestas y establecidas bien por la sociedad, por nuestra educación o por nosotros mismos que hacen que realicemos tareas con las que no estamos de acuerdo o simplemente no nos apetecen hacer. "Debería llamar a mi amigo Antonio porque hace mucho que no hablamos y se va a perder el contacto, pero realmente no me apetece mucho hablar con él". Este es un ejemplo en el que nos hemos visto casi con toda seguridad. Si finalmente llamo no me estoy respetando en mi deseo, en mi necesidad de no  interpretar un papel, me estoy faltando a la honestidad a mí mismo. En estos casos la violación puede ser tanto inconsciente como consciente. La tercera razón es por las obligaciones reales, el trabajo, hijos... En este caso son normalmente consciente, porque sé que no quiero ir pero tengo que ir. Aquí hay que tener cuidado de no confundir "tengo real  y tengo auto impuesto", hay obligaciones que no son tales.  Otro ejemplo de violación consciente es cuando haces algo que no quieres porque decides hacerlo así, "cariño el viernes cenamos con mis amigos y me gustaría que vinieras", a ti no te apetece hacerlo pero decides ir para complacer a tu pareja. Lo importante aquí es asumir que lo estás haciendo porque quieres y por complacer, no valen reproches después.

respeto perosonal

En la mayoría de los casos una falta de respeto provoca malestar, puede traer apatía, aburrimiento, desgana, rabia o ira, tristeza, asco, frustración, nerviosismo... La cuestión es que si escuchas tu cuerpo cuando estás haciendo algo que no quieres podrás observar como te habla a gritos, como se muestra contrario a tu decisión. Hay personas que no se dan cuenta de esta consecuencia hasta que empiezan a tomar un poco de consciencia y ven que su opinión se ha tenido poco en cuenta y no suele ser una sensación muy agradable.

Otras personas aseguran que les da igual hacerlo que no hacerlo. Las personas que abusan del "me da igual" corren el riesgo de ir anulándose poco a poco, van entrando en una confluencia con el resto donde se van perdiendo y su identidad y personalidad se van adaptando a la del grupo o a la de otra persona perdiendo su propia identidad. A veces les cuesta mucho recuperarla, y hay otras personas que nunca la recuperan. Suelen ser personas con poca opinión. 

En general no respetarte y no hacer lo que deseas o lo que quieres provoca insatisfacción y este es un asunto serio. El camino a la felicidad empieza por ocuparte de tus necesidades, primero las básicas y después el resto, necesidades secundarias y deseos.

La manera de hacerlo es estar pendiente de ti, escuchar qué siento y averiguar qué quiero en cada momento.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin: www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

SILENCIO

SILENCIO

SILENCIO

El silencio es realmente importante, pero ¿por qué lo es? En nuestra vida estamos sometidos a una sobreestimulación exagerada de nuestros sentidos y de nuestras sensaciones. Antes no era así pero este movimiento  se ha ido instaurando en nuestras vidas poco a poco y realmente ahora no nos llama la atención en incluso no nos molesta. La televisión, radio, carteles, música, ruidos, conversaciones, internet... vivimos una barbaridad de situaciones en las que estamos bombardeados por señales con la única intención de llamar nuestra atención. La imagen que se me viene a la cabeza es una persona atosigada por otras muchas intentando decirle algo.

atosigada

Desde esta situación es difícil escuchar, atender y sobre todo parar. La carencia de tiempo para uno mismo es un problema más grave del que creemos y por esto es importante el silencio.

Hay personas que me dicen que en su vida están mucho tiempo en silencio porque trabajan solas o porque viven solas. Yo les contesto que eso no es del todo silencio, que mientras tengas tu mente ocupada en tareas a realizar o planificando el futuro no hay silencio. Esto es lo verdaderamente importante, el silencio mental. 

Al ver esta palabra muchas personas dan un paso atrás, "esto es muy difícil de conseguir", realmente no es fácil porque no lo intentamos adecuadamente. Igualmente que es más fácil apretar un tornillo con un destornillador que con un cuchillo, del mismo modo puedes hacértelo más fácil al buscar el stop mental.

Lo primero es buscar silencio, desconexión y alejamiento físico de tu entorno habitual. Sé que esto no se pude hacer todos los días, pero de vez en cuando es muy recomendable buscar el hueco e irte a la playa, al campo o donde sea que no veas ningún cartel publicitario ni nada parecido. Apaga el móvil y vete sólo/a, o si vas acompañado acuerda abandonar el diálogo porque distrae mucho. Olvídate de todo lo que dejas en tu entorno, en el rato que vas a estar en silencio no vas a solucionar nada, es el rato de desconectar, de descansar. De este modo ayudas a tu mente a parar, has quitado los estímulos externos, has reducido el jaleo y la contaminación, has buscado el silencio exterior, y así te acercas al silencio interior.

Niño-pidiendo-silencio1

Ese rato sin hacer nada, en silencio, es de los momentos más ricos que he vivido. A veces asusta abandonar las relaciones sociales, dejar el móvil, hay personas que me dicen "yo no aguanto ni una hora sin hablar", es normal que la mente se resista a salir de su zona de confort, pero realmente cuando se abandona en el ritmo del silencio sí que encontramos el confort.

Regálate silencio, regala silencio. El silencio no es incómodo, es sano. 

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes apuntarte al DÍA DE SILENCIO que realizaremos en plena naturaleza el 15 de enero. Más información aquí

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin: www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

ACEPTACIÓN, palabra mágica

ACEPTACIÓN, palabra mágica

La aceptación es sin duda alguna  una palabra mágica porque cuando esta llega, nuestra pelea desaparece y este hecho proporciona una gran tranquilidad. Aunque no lo parezca podemos estar enganchados a asuntos que no aceptamos y al no ser conscientes de ellos no hacemos por poner esfuerzo en aceptarlos y batallamos hasta agotarnos. Esto ocurre más aún cuando el asunto trata de una idea loca (idea loca= meta que no se puede conseguir, y aunque lo sabemos seguimos intentándolo, como la perfección).

A menudo me encuentro con personas enganchadas a asuntos tales como las injusticias o los errores y se meten en una dura batalla contra estos asuntos sin darse mucha cuenta la cantidad de energía que gastan en ello sin solucionar, ni si quiera cambiar nada en la mayoría de los casos, porque realmente en la mayoría de los casos no pueden hacer nada. Así me encuentro con personas que se enfadan mucho porque es injusto que hayan personas que roban a otras que trabajan diariamente para conseguir lo que tienen. Y sin dudas es muy injusto, pero el enfado indica que no tiene aceptado que eso ha sido así, que es así y sobre todo que seguirá siendo así, al menos durante muchos muchos años. En este asunto falta aceptación.

aceptacion

En temas menos genéricos y más personales nos podemos encontrar con miles de situaciones no aceptadas aunque en un principio pareciera que sí lo están. Ejemplos como separaciones de los padres, maltrato psicológico y/o físico por parte de otros niños o que te echaron de un trabajo marcan a las personas y a veces no se le presta la atención que cada uno de estos pasos en nuestras vidas necesitan, probablemente para no remover y recordar un episodio desagradable y doloroso que nos hace sentir tristes o culpables. Pero ocurre que cuando te enteras de una separación sufres en demasía con los pequeños de la casa, o que cuando te enteras de un caso de "bullying" te enervas con mucha fuerza con ganas de hacer justicia sea como sea, o vives en tu actual trabajo con un miedo atroz a que te vuelvan a echar. En todos estos ejemplos falta aceptación.

Preguntas frecuentes: ¿Y qué hago para aceptar? ¿Me tengo que conformar? 

Respondiendo a la primera te diré que para poder aceptar debes pasar las siete fases del duelo en el caso de que sea un asunto personal. Estas siete fases se pueden pasar de manera natural y a veces nos quedamos bloqueados en alguna de esas fases, en cuyo caso sugiero buscar ayuda externa que nos permita desbloquear y avanzar. Lo que siempre es necesario para poder superar el bloqueo es tratarlo con mucho cariño, un bloqueo llega normalmente por falta de amor en algún punto concreto. Si el asunto es más genérico, lo primero es revisar en qué te toca a ti eso con lo que te enervas y segundo aceptarlo, y si te das cuenta que es una asunto antiguo pide ayuda de manera puntual para buscar la tranquilidad en este tema concreto, para que dejes de pelear.

A la segunda pregunta quiero hacer una diferencia entre aceptación y conformismo, es sencilla y quizá te pueda ayudar. Cuando en el asunto en cuestión puedes hacer algo y no lo haces es conformismo, si en el asunto no puedes hacer nada debes buscar la aceptación aunque sea complicado, aunque duela, aunque no estés conforme, acepta y verás como vives más tranquilo/a y seguramente más feliz.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin: www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

CONFIANZA E INSEGURIDAD

CONFIANZA E INSEGURIDAD

La confianza y la inseguridad son dos términos que aparecen juntos en la mayoría de las ocasiones. En otro artículo hablé sobre la seguridad (leer artículo) y ya explicaba que la seguridad es un objetivo imposible de alcanzar, de modo que aunque parezca que el contrario de inseguridad pueda ser seguridad yo veo más oportuno hablar de confianza.

La inseguridad y la incertidumbre son sensaciones de las que tendemos a huir de manera inconsciente. Si te observas cuando estás inseguro/a es posible que sientas una presión en el pecho, un nudo en la parte baja de la barriga, que aparezcan gases o ganas de ir al baño, la respiración se vuelve más rápida y corta, ganas de llorar en definitiva sensaciones no agradables que intentamos evitar.

Confianza inseguridad

Utilizando la relación expuesta inseguridad-confianza, la idea es que cuando te sientas así puedas aplicar confianza, pero aparece la respuesta habitual, "¿Cómo voy a aplicar confianza en estos momentos? no puedo confiar, no confío en mí". Y aquí es donde está lo complicado y lo verdaderamente sorprendente. Es el momento perfecto para confiar, para no dejarte llevar por el miedo irracional y hacerte cargo de tu dificultad con sentirte inseguro/a. Si observas cuando no se trata de uno mismo lo solemos hacer, imagina que tu equipo está perdiendo por 1-0 y quedan 5 minutos para acabar el partido, si te paras a pensar confías en que pueda marcar, sobre todo si lo está intentando. O si estamos en una situación delicada esperamos a la última esperanza confiando en que salga como queremos.

¿Cómo se puede confiar cuando nos sentimos inseguros? En el fondo no es complicado, no es agradable pero es más fácil de lo que parece. Tan sólo tienes que hacerte cargo de las sensaciones físicas que han aparecido en ti con ese hecho o hechos que te han provocado la inseguridad. Percátate de cómo está tu cuerpo, qué sensaciones hay en él, pon toda tu atención en ellas y deja que evolucionen, no las cortes ni las pienses, sólo dale espacio, permite que estén en ti, forman parte de la experiencia que estás viviendo en ese preciso momento. Verás que las sensaciones van cambiando y verás como resulta más fácil confiar en ti, en la vida, en tu proceso... Eso sí, igual que en el ejemplo del equipo de fútbol lo debes intentar, si no, no se puede conseguir.

Un buen terapeuta maestro me lo dijo una vez y no se me olvidará, "donde falta seguridad pon confianza".

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin: www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

Déjate en Paz!!!

Déjate en Paz!!!

"Déjate en paz" es una expresión que le he leído a Fritz Perls y a Claudio Naranjo y tiene un mensaje que me encanta. Cuando se lo digo a mis pacientes me ponen una cara rara como pensando "qué me estás diciendo".

Es una expresión que le decimos a alguien cuando estamos hartos/as, "déjame en paz" y suele ir con una carga de ira para darle más énfasis y convencimiento. Y es justo lo que nos proponen estos dos grandes maestros, es una frase a decirnos cuando ya estamos hartos/as de nosotros mismos, cuando estamos saturados de nuestras propias trampas y de nuestras estrategias dañinas como la de darle 1500 vueltas mentales a un mismo asunto, o cuando en un intento de dieta volvemos a comer algo que no debemos sabiéndolo, o cuando te sientes por encima o por debajo de alguien, o cuando de nuevo no dices no. En definitiva tomamos decisiones dañinas consciente o inconscientemente.

Déjate en paz

Sin dudas está referido a nuestra parte egóica, a nuestro carácter pegagoso en su momento más intenso, es el momento de dejarte en paz, de abandonar esa manera de hacer las cosas, aunque sea sólo por un momento, por un rato. Es una llamada al descanso de tu intensidad, de tus exigencias y de la búsqueda incesante del control y la seguridad.

Es relativamente fácil detectar ese momento en el que nos lo podemos decir, suele ser un momento de agotamiento físico y mental, de falta de energía, en el que se empieza a ver las cosas con un tinte más oscuro, a veces se siente aburrimiento de la vida, falta de motivación, saturación mental. Es el momento de mandarte a ti mismo de paseo, de llenar la bañera de agua caliente, poner unas velas y meter la cabeza debajo de agua. O de cerrar los ojos prestar atención sólo a tu cuerpo y a tus sensaciones físicas.

En estos momentos es muy recomendable desconfiar de todos tus pensamientos, ya están muy viciados y no te van a ayudar, es aconsejable abandonarte en la necesidad más física, en el deseo más imperioso en ese momento que te haga sentir mejor y que te tengas muy en cuenta a ti, a tus emociones. Es un momento perfecto para cambiar la brújula, cambiar la guía mental por una guía más intuitiva, y cuando aparezca el miedo a abandonar y a soltar la brújula conocida, simplemente confía. El exceso de mente te ha llevado donde estás, peor no te va a ir, equilibrate con sensaciones físicas, sensaciones emocionales con experiencia.

"Déjate en paz" significa que pares por un instante tus actitudes habituales que no te sanan, esas actitudes que te hacen la vida más difícil.

Así que te digo una cosa "Déjate en paz".

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin: www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

Egoísta. Palabras con mala prensa

Egoísta. Palabras con mala prensa

Eres un egoísta. Es una frase que seguramente te han dicho alguna vez y que sin duda tiene una carga negativa e incluso ofensiva para algunas personas, y es que hay algunas palabras que tienen un prensa muy mala socialmente y cuando las escuchamos automáticamente la relacionamos con su connotación más negativa anulando la posible parte positiva de dicha acción.

En esta ocasión y como ejemplo quiero que analicemos la palabra egoísta. ¿Has sido alguna vez egoísta? y ¿Cómo te sientes cuando te tachan de egoísta? La mayoría de las personas entienden esta palabra incluso como un insulto y es realmente porque está muy mal visto ser una persona egoísta que no mira por los demás, que sólo piensa en ella misma. Y realmente esta puede ser una acción muy dañina para la persona que la practica y para los que la rodean. Pero si recortamos la cantidad o intensidad del egoísmo realmente la cosa cambia.

Egoísta

Cuando yo escucho hablar de una persona que piensa en ella misma antes que en los demás y que atiende sus necesidades y deseos antes que atender las necesidades del que tiene al lado, me da la sensación de estar hablando de una persona que se tiene en cuenta, una persona que se valora a sí misma y sobre todo que se cuida. La base del auto cuidado está en el egoísmo en una dosis sana.

Para muchos de mis pacientes la sanación pasa por ser egoístas, por pensar en ellos mismos y atenderse, ya que llevan toda la vida pendiente de los demás y adaptando sus comportamientos a la información que toman de las personas con las que se encuentra. Sin duda es un buen sistema para encajar socialmente pero un pésimo sistema para encontrar bienestar o felicidad. 

Esta interpretación también tiene una carga religiosa, ya que la religión cristiana promulga atender a tu prójimo, yo no estoy en contra de esta promulgación sino más bien del llevarlo al extremo, es decir desatenderte tú para atender a los demás. Siempre recuerdo que una persona ayuda mucho más y puede aportar más cuando está plena y completa (o lo más posible), que una persona debilitada y con carencias puede ofrecer mucho menos. De este modo una persona que se cuida y se atiende tendrá mucho más que ofrecer a personas que lo necesitan que una persona que se desatiende. 

Así que hazlo por ti o por mejorar tu atención a los demás pero regula tu nivel de egoísmo hasta que se convierta en un nivel sano y si alguna vez te tachan de egoísta comprueba que no te hayas pasado y siéntete orgulloso/a de estar cuidándote.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

Exigencia y Castigo

Exigencia y Castigo

Cuando hablo de exigencia y castigo me estoy refiriendo a la auto exigencia y al auto castigo. Es curioso pero estos dos concepto suelen aparecer en la mayoría de las personas con las que trabajo y es una tónica generalizada tener que lidiar con estas dos actitudes muy a diario.

Partamos de qué es la exigencia, se trata de una petición enérgica donde de alguna manera lleva implícito un corto plazo de tiempo para la realización, es decir que suele acarrear una premura en la realización de la tarea. Esto nos pone en contacto directo con la impaciencia y la inmediatez de las cosas, no sé a vosotros pero a mí ya me empieza a estresar.  El castigo es una sanción que se impone al hacer algo incorrectamente o por fallar. Si vamos captando la situación es que en principio nos exigimos para conseguir algo y si no lo hacemos nos castigamos.

Y yo me pregunto ¿para qué? Para qué tanta exigencia y castigo. Como venimos de una educación basada en el castigo y la sociedad tiende a la competencia puedo sacar y entender que estos dos actos inicialmente lo establecimos como método de motivación. Si lo piensas cuando te exiges das más de ti mismo para conseguir aquello que te estás exigiendo, y el castigo al ser una consecuencia negativa de un acto nos invita a no repetirlo. No sé si te ocurre algún otra razón por la que estar exigiéndote y castigándote. Utilizando esto que expongo hay un asunto que me asalta, si lo que quieres es motivarte ¿es esta la mejor opción? ¿es así como lo harías con alguien a quien quieres? 

exigencia

La realidad es que estos dos actos no consiguen su objetivo siempre, es más la mayoría de las veces provocan una sensación completamente opuesta. Observa si te exiges y castigas por tus errores a menudo y si es así observa como te hace sentir. Si te has parado a hacerlo la respuesta puede estar cerca de que te hace sentir frustrado/a, apagado/a, triste, agotado/a, estresado/a, angustiado/a... y es que abusar de estas dos herramientas provoca todo esto, una sensación de no poder, de no valer es decir te baja tu auto estima y tu auto concepto.

Rizamos el rizo si además de manera inconsciente si nos marcamos un objetivo imposible de conseguir como por ejemplo estar seguro/a (en otro artículo ya hablé sobe la imposibilidad de conseguir seguridad), es entonces cuando nos hacemos mucho daño. Nos auto exigimos para intentar conseguir algo que no alcanzaremos nunca, imagina que esfuerzo y que frustración continua, y en el intento cuando te equivocas o cuando ves que no llegas sacas la fusta y empiezas a castigarte por ello. Así te estás tratando muy dúramente, incluso me atrevería a decir que con crueldad.

Y me surge una duda importante, ¿en qué momento pensaste que este método es el mejor para llegar a conseguir lo que quieres en la vida? Es posible que te ayude en determinados momentos, pero como sistema fijo es muy dañino, te vuelves muy inflexible, duro/a e incluso das miedo.

Este artículo es una invitación a revisar tu sistema de motivación para conseguir tus metas, para que mires que cantidad de auto exigencia y auto castigos aplicas en tu vida y para que observes cómo te hace sentir este sistema. También te invito a que cambies este método por palabras agradables, por tratarte con un poco más de cariño y amor compasivo, en definitiva que cambies el látigo por los abrazos. Créeme cuando te digo que el ser humano reacciona mejor a las muestras de cariño.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es