Category Archives: Meditación

RESPETO propio

RESPETO propio

La falta de RESPETO personal es algo que ocurre más a menudo de lo que sería recomendable para una salud emocional equilibrada. Yo lo llamo violarse y si te pones a valorarlo resulta que nos violamos, nos faltamos al respeto.

Violarse significa hacer algo que no quieres hacer. Una falta de respeto personal puede ser consciente o inconsciente, es decir decides si te quieres violar o no te das cuenta y lo haces. La diferencia entre uno y otro tiene repercusión en su resultado, ya que el inconsciente provoca mucho más daño que su contrario que desequilibra menos.

Son varias las razones que pueden provocar una falta de respeto personal. Una y la más común es que no estamos en contacto con nuestro deseos y necesidades lo que provoca que por ahorrar energía nos apuntemos a un asunto sin percatarnos que no estaba dentro de mis deseos realizar ese asunto. Esta opción, por supuesto, está dentro del apartado de inconsciencia. Otra razón son los "deberías y los tengo", es decir ideas impuestas y establecidas bien por la sociedad, por nuestra educación o por nosotros mismos que hacen que realicemos tareas con las que no estamos de acuerdo o simplemente no nos apetecen hacer. "Debería llamar a mi amigo Antonio porque hace mucho que no hablamos y se va a perder el contacto, pero realmente no me apetece mucho hablar con él". Este es un ejemplo en el que nos hemos visto casi con toda seguridad. Si finalmente llamo no me estoy respetando en mi deseo, en mi necesidad de no  interpretar un papel, me estoy faltando a la honestidad a mí mismo. En estos casos la violación puede ser tanto inconsciente como consciente. La tercera razón es por las obligaciones reales, el trabajo, hijos... En este caso son normalmente consciente, porque sé que no quiero ir pero tengo que ir. Aquí hay que tener cuidado de no confundir "tengo real  y tengo auto impuesto", hay obligaciones que no son tales.  Otro ejemplo de violación consciente es cuando haces algo que no quieres porque decides hacerlo así, "cariño el viernes cenamos con mis amigos y me gustaría que vinieras", a ti no te apetece hacerlo pero decides ir para complacer a tu pareja. Lo importante aquí es asumir que lo estás haciendo porque quieres y por complacer, no valen reproches después.

respeto perosonal

En la mayoría de los casos una falta de respeto provoca malestar, puede traer apatía, aburrimiento, desgana, rabia o ira, tristeza, asco, frustración, nerviosismo... La cuestión es que si escuchas tu cuerpo cuando estás haciendo algo que no quieres podrás observar como te habla a gritos, como se muestra contrario a tu decisión. Hay personas que no se dan cuenta de esta consecuencia hasta que empiezan a tomar un poco de consciencia y ven que su opinión se ha tenido poco en cuenta y no suele ser una sensación muy agradable.

Otras personas aseguran que les da igual hacerlo que no hacerlo. Las personas que abusan del "me da igual" corren el riesgo de ir anulándose poco a poco, van entrando en una confluencia con el resto donde se van perdiendo y su identidad y personalidad se van adaptando a la del grupo o a la de otra persona perdiendo su propia identidad. A veces les cuesta mucho recuperarla, y hay otras personas que nunca la recuperan. Suelen ser personas con poca opinión. 

En general no respetarte y no hacer lo que deseas o lo que quieres provoca insatisfacción y este es un asunto serio. El camino a la felicidad empieza por ocuparte de tus necesidades, primero las básicas y después el resto, necesidades secundarias y deseos.

La manera de hacerlo es estar pendiente de ti, escuchar qué siento y averiguar qué quiero en cada momento.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin: www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

SILENCIO

SILENCIO

SILENCIO

El silencio es realmente importante, pero ¿por qué lo es? En nuestra vida estamos sometidos a una sobreestimulación exagerada de nuestros sentidos y de nuestras sensaciones. Antes no era así pero este movimiento  se ha ido instaurando en nuestras vidas poco a poco y realmente ahora no nos llama la atención en incluso no nos molesta. La televisión, radio, carteles, música, ruidos, conversaciones, internet... vivimos una barbaridad de situaciones en las que estamos bombardeados por señales con la única intención de llamar nuestra atención. La imagen que se me viene a la cabeza es una persona atosigada por otras muchas intentando decirle algo.

atosigada

Desde esta situación es difícil escuchar, atender y sobre todo parar. La carencia de tiempo para uno mismo es un problema más grave del que creemos y por esto es importante el silencio.

Hay personas que me dicen que en su vida están mucho tiempo en silencio porque trabajan solas o porque viven solas. Yo les contesto que eso no es del todo silencio, que mientras tengas tu mente ocupada en tareas a realizar o planificando el futuro no hay silencio. Esto es lo verdaderamente importante, el silencio mental. 

Al ver esta palabra muchas personas dan un paso atrás, "esto es muy difícil de conseguir", realmente no es fácil porque no lo intentamos adecuadamente. Igualmente que es más fácil apretar un tornillo con un destornillador que con un cuchillo, del mismo modo puedes hacértelo más fácil al buscar el stop mental.

Lo primero es buscar silencio, desconexión y alejamiento físico de tu entorno habitual. Sé que esto no se pude hacer todos los días, pero de vez en cuando es muy recomendable buscar el hueco e irte a la playa, al campo o donde sea que no veas ningún cartel publicitario ni nada parecido. Apaga el móvil y vete sólo/a, o si vas acompañado acuerda abandonar el diálogo porque distrae mucho. Olvídate de todo lo que dejas en tu entorno, en el rato que vas a estar en silencio no vas a solucionar nada, es el rato de desconectar, de descansar. De este modo ayudas a tu mente a parar, has quitado los estímulos externos, has reducido el jaleo y la contaminación, has buscado el silencio exterior, y así te acercas al silencio interior.

Niño-pidiendo-silencio1

Ese rato sin hacer nada, en silencio, es de los momentos más ricos que he vivido. A veces asusta abandonar las relaciones sociales, dejar el móvil, hay personas que me dicen "yo no aguanto ni una hora sin hablar", es normal que la mente se resista a salir de su zona de confort, pero realmente cuando se abandona en el ritmo del silencio sí que encontramos el confort.

Regálate silencio, regala silencio. El silencio no es incómodo, es sano. 

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes apuntarte al DÍA DE SILENCIO que realizaremos en plena naturaleza el 15 de enero. Más información aquí

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin: www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

ACEPTACIÓN, palabra mágica

ACEPTACIÓN, palabra mágica

La aceptación es sin duda alguna  una palabra mágica porque cuando esta llega, nuestra pelea desaparece y este hecho proporciona una gran tranquilidad. Aunque no lo parezca podemos estar enganchados a asuntos que no aceptamos y al no ser conscientes de ellos no hacemos por poner esfuerzo en aceptarlos y batallamos hasta agotarnos. Esto ocurre más aún cuando el asunto trata de una idea loca (idea loca= meta que no se puede conseguir, y aunque lo sabemos seguimos intentándolo, como la perfección).

A menudo me encuentro con personas enganchadas a asuntos tales como las injusticias o los errores y se meten en una dura batalla contra estos asuntos sin darse mucha cuenta la cantidad de energía que gastan en ello sin solucionar, ni si quiera cambiar nada en la mayoría de los casos, porque realmente en la mayoría de los casos no pueden hacer nada. Así me encuentro con personas que se enfadan mucho porque es injusto que hayan personas que roban a otras que trabajan diariamente para conseguir lo que tienen. Y sin dudas es muy injusto, pero el enfado indica que no tiene aceptado que eso ha sido así, que es así y sobre todo que seguirá siendo así, al menos durante muchos muchos años. En este asunto falta aceptación.

aceptacion

En temas menos genéricos y más personales nos podemos encontrar con miles de situaciones no aceptadas aunque en un principio pareciera que sí lo están. Ejemplos como separaciones de los padres, maltrato psicológico y/o físico por parte de otros niños o que te echaron de un trabajo marcan a las personas y a veces no se le presta la atención que cada uno de estos pasos en nuestras vidas necesitan, probablemente para no remover y recordar un episodio desagradable y doloroso que nos hace sentir tristes o culpables. Pero ocurre que cuando te enteras de una separación sufres en demasía con los pequeños de la casa, o que cuando te enteras de un caso de "bullying" te enervas con mucha fuerza con ganas de hacer justicia sea como sea, o vives en tu actual trabajo con un miedo atroz a que te vuelvan a echar. En todos estos ejemplos falta aceptación.

Preguntas frecuentes: ¿Y qué hago para aceptar? ¿Me tengo que conformar? 

Respondiendo a la primera te diré que para poder aceptar debes pasar las siete fases del duelo en el caso de que sea un asunto personal. Estas siete fases se pueden pasar de manera natural y a veces nos quedamos bloqueados en alguna de esas fases, en cuyo caso sugiero buscar ayuda externa que nos permita desbloquear y avanzar. Lo que siempre es necesario para poder superar el bloqueo es tratarlo con mucho cariño, un bloqueo llega normalmente por falta de amor en algún punto concreto. Si el asunto es más genérico, lo primero es revisar en qué te toca a ti eso con lo que te enervas y segundo aceptarlo, y si te das cuenta que es una asunto antiguo pide ayuda de manera puntual para buscar la tranquilidad en este tema concreto, para que dejes de pelear.

A la segunda pregunta quiero hacer una diferencia entre aceptación y conformismo, es sencilla y quizá te pueda ayudar. Cuando en el asunto en cuestión puedes hacer algo y no lo haces es conformismo, si en el asunto no puedes hacer nada debes buscar la aceptación aunque sea complicado, aunque duela, aunque no estés conforme, acepta y verás como vives más tranquilo/a y seguramente más feliz.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin: www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

CONFIANZA E INSEGURIDAD

CONFIANZA E INSEGURIDAD

La confianza y la inseguridad son dos términos que aparecen juntos en la mayoría de las ocasiones. En otro artículo hablé sobre la seguridad (leer artículo) y ya explicaba que la seguridad es un objetivo imposible de alcanzar, de modo que aunque parezca que el contrario de inseguridad pueda ser seguridad yo veo más oportuno hablar de confianza.

La inseguridad y la incertidumbre son sensaciones de las que tendemos a huir de manera inconsciente. Si te observas cuando estás inseguro/a es posible que sientas una presión en el pecho, un nudo en la parte baja de la barriga, que aparezcan gases o ganas de ir al baño, la respiración se vuelve más rápida y corta, ganas de llorar en definitiva sensaciones no agradables que intentamos evitar.

Confianza inseguridad

Utilizando la relación expuesta inseguridad-confianza, la idea es que cuando te sientas así puedas aplicar confianza, pero aparece la respuesta habitual, "¿Cómo voy a aplicar confianza en estos momentos? no puedo confiar, no confío en mí". Y aquí es donde está lo complicado y lo verdaderamente sorprendente. Es el momento perfecto para confiar, para no dejarte llevar por el miedo irracional y hacerte cargo de tu dificultad con sentirte inseguro/a. Si observas cuando no se trata de uno mismo lo solemos hacer, imagina que tu equipo está perdiendo por 1-0 y quedan 5 minutos para acabar el partido, si te paras a pensar confías en que pueda marcar, sobre todo si lo está intentando. O si estamos en una situación delicada esperamos a la última esperanza confiando en que salga como queremos.

¿Cómo se puede confiar cuando nos sentimos inseguros? En el fondo no es complicado, no es agradable pero es más fácil de lo que parece. Tan sólo tienes que hacerte cargo de las sensaciones físicas que han aparecido en ti con ese hecho o hechos que te han provocado la inseguridad. Percátate de cómo está tu cuerpo, qué sensaciones hay en él, pon toda tu atención en ellas y deja que evolucionen, no las cortes ni las pienses, sólo dale espacio, permite que estén en ti, forman parte de la experiencia que estás viviendo en ese preciso momento. Verás que las sensaciones van cambiando y verás como resulta más fácil confiar en ti, en la vida, en tu proceso... Eso sí, igual que en el ejemplo del equipo de fútbol lo debes intentar, si no, no se puede conseguir.

Un buen terapeuta maestro me lo dijo una vez y no se me olvidará, "donde falta seguridad pon confianza".

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin: www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

Déjate en Paz!!!

Déjate en Paz!!!

"Déjate en paz" es una expresión que le he leído a Fritz Perls y a Claudio Naranjo y tiene un mensaje que me encanta. Cuando se lo digo a mis pacientes me ponen una cara rara como pensando "qué me estás diciendo".

Es una expresión que le decimos a alguien cuando estamos hartos/as, "déjame en paz" y suele ir con una carga de ira para darle más énfasis y convencimiento. Y es justo lo que nos proponen estos dos grandes maestros, es una frase a decirnos cuando ya estamos hartos/as de nosotros mismos, cuando estamos saturados de nuestras propias trampas y de nuestras estrategias dañinas como la de darle 1500 vueltas mentales a un mismo asunto, o cuando en un intento de dieta volvemos a comer algo que no debemos sabiéndolo, o cuando te sientes por encima o por debajo de alguien, o cuando de nuevo no dices no. En definitiva tomamos decisiones dañinas consciente o inconscientemente.

Déjate en paz

Sin dudas está referido a nuestra parte egóica, a nuestro carácter pegagoso en su momento más intenso, es el momento de dejarte en paz, de abandonar esa manera de hacer las cosas, aunque sea sólo por un momento, por un rato. Es una llamada al descanso de tu intensidad, de tus exigencias y de la búsqueda incesante del control y la seguridad.

Es relativamente fácil detectar ese momento en el que nos lo podemos decir, suele ser un momento de agotamiento físico y mental, de falta de energía, en el que se empieza a ver las cosas con un tinte más oscuro, a veces se siente aburrimiento de la vida, falta de motivación, saturación mental. Es el momento de mandarte a ti mismo de paseo, de llenar la bañera de agua caliente, poner unas velas y meter la cabeza debajo de agua. O de cerrar los ojos prestar atención sólo a tu cuerpo y a tus sensaciones físicas.

En estos momentos es muy recomendable desconfiar de todos tus pensamientos, ya están muy viciados y no te van a ayudar, es aconsejable abandonarte en la necesidad más física, en el deseo más imperioso en ese momento que te haga sentir mejor y que te tengas muy en cuenta a ti, a tus emociones. Es un momento perfecto para cambiar la brújula, cambiar la guía mental por una guía más intuitiva, y cuando aparezca el miedo a abandonar y a soltar la brújula conocida, simplemente confía. El exceso de mente te ha llevado donde estás, peor no te va a ir, equilibrate con sensaciones físicas, sensaciones emocionales con experiencia.

"Déjate en paz" significa que pares por un instante tus actitudes habituales que no te sanan, esas actitudes que te hacen la vida más difícil.

Así que te digo una cosa "Déjate en paz".

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin: www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

Egoísta. Palabras con mala prensa

Egoísta. Palabras con mala prensa

Eres un egoísta. Es una frase que seguramente te han dicho alguna vez y que sin duda tiene una carga negativa e incluso ofensiva para algunas personas, y es que hay algunas palabras que tienen un prensa muy mala socialmente y cuando las escuchamos automáticamente la relacionamos con su connotación más negativa anulando la posible parte positiva de dicha acción.

En esta ocasión y como ejemplo quiero que analicemos la palabra egoísta. ¿Has sido alguna vez egoísta? y ¿Cómo te sientes cuando te tachan de egoísta? La mayoría de las personas entienden esta palabra incluso como un insulto y es realmente porque está muy mal visto ser una persona egoísta que no mira por los demás, que sólo piensa en ella misma. Y realmente esta puede ser una acción muy dañina para la persona que la practica y para los que la rodean. Pero si recortamos la cantidad o intensidad del egoísmo realmente la cosa cambia.

Egoísta

Cuando yo escucho hablar de una persona que piensa en ella misma antes que en los demás y que atiende sus necesidades y deseos antes que atender las necesidades del que tiene al lado, me da la sensación de estar hablando de una persona que se tiene en cuenta, una persona que se valora a sí misma y sobre todo que se cuida. La base del auto cuidado está en el egoísmo en una dosis sana.

Para muchos de mis pacientes la sanación pasa por ser egoístas, por pensar en ellos mismos y atenderse, ya que llevan toda la vida pendiente de los demás y adaptando sus comportamientos a la información que toman de las personas con las que se encuentra. Sin duda es un buen sistema para encajar socialmente pero un pésimo sistema para encontrar bienestar o felicidad. 

Esta interpretación también tiene una carga religiosa, ya que la religión cristiana promulga atender a tu prójimo, yo no estoy en contra de esta promulgación sino más bien del llevarlo al extremo, es decir desatenderte tú para atender a los demás. Siempre recuerdo que una persona ayuda mucho más y puede aportar más cuando está plena y completa (o lo más posible), que una persona debilitada y con carencias puede ofrecer mucho menos. De este modo una persona que se cuida y se atiende tendrá mucho más que ofrecer a personas que lo necesitan que una persona que se desatiende. 

Así que hazlo por ti o por mejorar tu atención a los demás pero regula tu nivel de egoísmo hasta que se convierta en un nivel sano y si alguna vez te tachan de egoísta comprueba que no te hayas pasado y siéntete orgulloso/a de estar cuidándote.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

Beneficios del Auto Abrazo

Beneficios del Auto Abrazo

Los abrazos poseen gran variedad de beneficios para las personas, tales como demostración de cariño, liberación de hormonas responsables del buen humos y de la felicidad, seguridad y apoyo... Me sorprende que un gesto tan rico en sensaciones y beneficios lo dejemos en responsabilidad de las demás personas. Lo que quiero decir es que si queremos un abrazo lo normal es dárselo a alguien o pedírselo, aunque lo más común es esperar a que te lo den, en todos estos ejemplos dependemos de alguien para poder sentir un abrazo, es decir dependemos de los demás para algo tan reconfortante y tan saludable. Cuando hablo de abrazos no me refiero al saludo que podemos darnos cuando nos vemos, un abrazo requiere un mínimo tiempo de contacto, debe durar al menos 30 segundos.

Beneficios Abrazo

La alternativa es el auto abrazo, ¿te has dado alguna vez un abrazo? y si lo has hecho ¿con qué frecuencia lo haces? Si la respuesta es que lo haces a menudo probablemente serás una persona con tendencia al buen humor, con confianza en ti mismo/a y una persona que anda con calma por la vida. Si la respuesta es nunca o poco te invito a que busques un espacio donde te encuentres cómodo/a, solo/a, y con intimidad. Siéntate. Pon tu mano derecha en tu hombro izquierdo (busca un hueso que resalta en la parte alta del hombro y engancha ahí tus dedos, si no lo encuentras no importa, agarra tu hombro pegadito al cuello), apoya tu cabeza sobre tu mano derecha (busca la postura que estés cómodo/a) y con la mano izquierda pásala por debajo de tu codo derecho agarrando tu axila derecha. Déjate reposar ahí, los abrazos deben durar para que el cuerpo pueda dejarse caer y sentir en esta situación, relájate y disfruta. Siente como tu cabeza descansa sobre tu propio hombro y siente como tú te sostienes a ti mismo/a. Siente como tu pecho está arropado y calentito, y que lo estás arropando tú. Siente como en general te estás acogiendo y sosteniendo a ti mismo/a con aquello que haya ahora mismo en ti. Pruébalo y déjate sentir los efectos sanadores de este acto tan sencillo.

autoabrazo

El efecto de sentir que puedes sostenerte, que puedes arroparte, que puedes darte un abrazo a ti mismo/a te genera auto confianza, liberas cariño hacia ti mismo/a, descanso, liberas estrés y ansiedad, te ayuda con tus inseguridades y si te dejas llevar tu mente para, la sensación de soledad desciende y empiezas a comprobar que en ti hay algo especial para ti. En definitiva te estás provocando felicidad.

Es posible que te sientas ridículo/a al principio, es posible que pienses "qué tontería"... abandona estos pensamientos y haz por cuidarte, por atenderte y prueba, no pierdes nada. Sé honesto/a y comprueba cómo te sientes después del abrazo, de tu auto abrazo. 

Da un paso hacia tu felicidad y empieza a abrazarte a ti mismo, no importa que lo que veas en ti no te guste, no importa que estés en un momento delicado (mejor aún), no importa que estés en un momento feliz, puedes compartirlo contigo mismo, no importa nada, no hay ninguna excusa para demostrarte un poco de cariño y provocarte algo de bienestar sin necesitar a nadie para ello. Sólo te necesitas a ti mismo/a.

Hoy más que nunca,  Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

Energía personal: Cómo la gastamos

Energía personal: Cómo la gastamos

Intentar explicar cómo gastamos nuestra energía personal me puede resultar algo complicado porque es un concepto más abstracto de lo normal, pero me parece un asunto interesante así que vamos allá.

El gasto de energía que tienes diariamente no sólo está formado por el movimiento que tengas o por tu actividad física. A parte de este gasto está el consumo basal, que a groso modo viene a contar cuanta energía necesita tu cuerpo para sobrevivir con movimiento cero. Es el consumo de energía que hacen tus aparatos y órganos internos. Para hacer la digestión tu cuerpo tiene que poner en funcionamiento una serie órganos como estómago con la segregación de jugos gástricos, intestinos, hígado, riñones... y eso tiene un consumo energético, o el simple hecho de respirar implica también muchos músculos y órganos, ya respirando estás consumiendo energía.

energía personal

Hasta lo que ahora he explicado es bastante conocido por muchos, sobre todo los que se han puesto a dieta alguna vez. Pero a veces pasa que haces un día aparentemente normal, parecido a los demás y te sientes especialmente cansado/a. Lo normal es pensar "estoy acumulando cansancio" "no habré descansado bien" "habré comido mal"... pero puede que haya otra razón.

Igual que cualquier órgano consume energía el cerebro también lo hace, y no solo el cerebro sino todas las partes del cuerpo que pueda activar de manera no demasiado consciente.

La manera que tenemos de sobrevivir socialmente es definir una imagen de nosotros lo más clara posible y ceñirnos a ella para poder ser reconocibles y deseables. Estas son las definiciones que hacemos de "yo soy así". Y lo que no nos damos cuenta es que al definirnos con alguna característica nos estamos negando la posibilidad de realizar la opuesta. De este modo si yo soy una persona que ayuda y normalmente lo hago, y me buscan para que les ayude y me gusta ayudar, me va a costar mucho decir no cuando me pidan ayuda o cuando necesitan ayuda. El día que te sientes obligado/a a mantener tu imagen pero en el fondo no quieres ayudar estás haciendo un gasto de energía. Hay dos fuerzas que chocan una la de tu necesidad natural del momento y otra la impuesta por tu mente para mantener tu imagen labrada con años de esfuerzo, y este choque produce un gasto de energía personal tremendo.

Pongamos otro ejemplo, la persona que se define como el/la duro o el/la valiente o el/la fuerte. Y resulta que un día se encuentra en una situación en la que se siente triste, débil o desvalido/a. Ese día aparece en esa persona un deseo de llorar y una sensación de abatimiento, pero su mente está programada para no dejar mostrar este tipo de emociones así que ordena a distintas partes del cuerpo para que no se note y aprieta la mandíbula, tensa los hombros, se hace un nudo en la garganta, hincha el pecho. De nuevo encontramos una necesidad natural que choca con una idea, un gran gasto de energía personal y le sumamos la reacción física que viene con el choque. Al final es normal sentirse agotado ¿Imagina si lo mantienes en el tiempo?

Estos conocimientos nos pueden ayudar a revisar si estoy conforme con la forma en la que estoy haciendo las cosas en mi vida para mejorar mi autocuidado y por su puesto mi bien estar.  Así que excusas a parte ¿llegas muy cansado al final  del día? 

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

Intimidad personal y su importancia

Intimidad personal y su importancia

La importancia de Intimidad Personal

Todos tenemos nuestra intimidad, tenemos nuestros secretos, nuestros pensamientos que no le expresamos a nadie e incluso actos que preferimos no compartir. Pero la intimidad personal va más allá  de esto. Yo describo la intimidad como la posibilidad de encontrarte contigo mismo/a en un determinado momento, sin nada más que hacer que no hacer nada. Es ese momento en que no le das prioridad a nada, lo más importante es estar contigo, sentirte, pensarte, recapacitar, meditar…

Piénsalo por un momento, ¿Cuántos minutos dedicas al día a estar contigo a tu intimidad personal? No es lo mismo hacer cosas que te gustan y te hacen sentir bien, ya que si lo haces con gente ya no tienes esa intimidad, y si estás haciendo cosas ya no estás pendiente de ti. A estar sólo contigo.

La imagen que me viene a la cabeza cuando planteo este concepto a mis pacientes es una persona corriendo tanto que es capaz de dejar atrás a su propia sombra, pero cuando para la sombra tarda en llegar pero finalmente la alcanza y se encuentran. Este encuentro es realmente rico, sin necesidad de hacer nada, tan sólo escuchándote aparece una cantidad de información increíble e indispensable. La sensación es como si todo encaja más fácilmente y es que le dejamos a nuestro sistema natural de equilibrado que funcione. En Gestalt se llama Autoregulación Organísmica. Se refiere a la tendencia que tiene el cuerpo a buscar el equilibrio, a regularse en función de lo que necesita más imperiosamente, y cuando hablo de equilibrio es en todos los planos.

Intimidad personal

Si andas con mucha ansiedad y eso te hace comer más de la cuenta prueba a parar al menos 15 minutos cada dos días y verás como la ansiedad va rebajándose y no tienes tanto apetito. Si lo que necesitas es cariño verás como aparece en ti una intención de autocuidado. En cualquier plano que lo plantees tu cuerpo, tu mente y tus emociones van a tender al equilibrio, a compensarse. Esta es la manera que tenemos de regenerarnos, de resetear y de poder compensar todas esas malas actitudes que tenemos al cabo del día.

Pero nos encontramos con un problema (esto no es una imaginación, es lo que dicen la mayoría) “pero cómo voy a estar 15 minutos sin hacer nada”. Este es el problema, que no nos tenemos en prioridad a nosotros mismos, que ponemos antes todas las tareas pendientes que dedicarme el 1% del tiempo del día a mí, sin mi pareja, sin niños, sin trabajo que hacer, sin casa y sus quehaceres, un tiempo para permitir encontrarme a mi mismo/a.

Y recuerda que en tu intimidad personal no tienes que hacer nada, nada. Sólo obsérvate, qué sientes, qué necesitas, qué estás pensando, cómo está tu cuerpo, qué te apetece...

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

Soledad

Soledad

La SOLEDAD tienes distintas variedades, yo la distingo entre soledad deseada o no deseada, es decir buscada o no. Cuando buscamos un rato de soledad suele venir en respuesta a un periodo de estrés, agobio o ajetreo ya puede ser mental o social. En estos casos suele tener un efecto placentero y beneficioso.

Qué pasa cuando la soledad viene impuesta, cuando se acaba una relación, o un buen día todas las personas tienen planes menos tú y te quedas con todo tu tiempo disponible.

soledad

Hay un comportamiento muy común, correr. Buscar desesperadamente un plan y si no aparece buscar algo que hacer, tiramos de lista de tareas pendientes, o incluso de cosas que nos gustan hacer mucho, en definitiva mantenernos ocupados.

¿Por qué actuamos así? Aunque no me gusta utilizar los por qués creo que esta es una buena exención. Porque cuando nos callamos empezamos a escuchar todo aquello que no hemos podido escuchar con el ruido de nuestra voz. Entonces empieza el ruido mental y esto nos da un poco de más susto. Pero lo que de verdad nos da miedo es sentir todo aquello de lo que llevamos tiempo huyendo.

Seguro que hay muchos lectores que piensan que ellos no huyen, que no tienen miedo y que afrontan todo lo que les viene, que no se ocultan nada y que se conocen muy bien. Es posible que sea así, pero lo que se refiere a nuestros movimientos subconscientes son  más involuntarios y desconocidos para nosotros. 

¿Qué puede aparecer en ti?¿Qué puedes sentir si te paras? Sea lo que sea será tu realidad, tu verdad.

Por esto si en momentos de soledad te permites parar y dejarte estar, no puedes más que encontrarte a ti mismo/a, aparecen pistas muy valiosas para desenredar tu vida. Sin duda la soledad es un verdadero regalo.

Recuerda no huyas, no busques alternativas, no te líes ni te apegues a pensamientos e ideas, no te agarres al pasado o al futuro, simplemente siente, déjate sentir y experimenta tu vivencia. Verás que regalo encontrarte a ti sin interferencias de obligaciones, exigencias, tareas, prisas ni ruidos. 

VÍVETE.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es