Category Archives: Uncategorized

Terapia de Cambio Inmediato

Terapia de Cambio Inmediato

La Terapia de Cambio Inmediato

La Terapia de Cambio Inmediato no es más que una herramienta de reequilibrio del funcionamiento de las emociones del ser humano. No tendría sentido ir con los ojos cerrados, ya que los tienes los usas aunque no siempre veas cosas que te gusten. Como mucho lo que haces es cerrarlos cuando la visión es desagradable.

Pues algo parecido pasa con las emociones. Cuando las sensaciones que me aporta una emoción concreta no me gusta, a veces, tiendo a evitarla para no sentirla. Sería como el cerrar los ojos en el ejemplo anterior. El riesgo en el ejemplo es obvio, si cierras los ojos no ves y pierdes gran parte del contacto con la realidad. Y de igual modo pasa con las emociones, si intentas no vivirla pierdes gran parte de tu realidad.

Es importante entender que las emociones aparecen en nosotros estimuladas por una situación concreta, y una vez que aparece está ahí. Y aunque no la mires, sigue estando ahí. No va a desaparecer a no ser que la vivas, es la única forma que hay de que una emoción pase.

Sabiendo esto sabes mucho. Imagina que cada emoción que aparece y que no quieres vivir es un bolso o una mochila. Y que cada vez que no vives una emoción concreta te cuelgas ese bolso o mochila. ¿Cuántos bolsos o mochilas crees que puedes llevar? Al final no puedes con todos, no caben más, y lo peor es que pesan y molestan mucho.

La Terapia de Cambio Inmediato es una herramienta para quitarte esas mochilas que te has colgado de manera normalmente involuntaria para que vivas más despejado y libre. 

Terapia de Cambio Inmediato

La forma en la que actúa la Terapia de Cambio Inmediato es sencilla, tan sólo se encarga de reequilibrar el sistema que tiene el ser humano para adaptarse al mundo y estar en contacto con él mismo y con los demás, la emociones. Se trata de una manera consciente revivir esa emoción atascada y dejarse sentir, de esta manera la emoción es vivida y por consiguiente desaparece.

Es curioso que sea tan efectivo por la sencillez de lo planteado. El proceso de la Terapia de Cambio Inmediato es rápido y tiene resultado permanentes porque una vez vivida la emoción no vuelve. Esto no significa que si trabajas una tristeza no vuelvas a estar triste. Significa que no volverás a estar triste por esa razón en concreto.

Por esto esta herramienta es perfecta para ti si llevas tiempo atascado con una situación que te provoca tristeza, dolor, rabia, frustración, en general que te genere malestar.

Un descubrimiento que tiene su garantía en su sencillez y en que no deja de utilizar el sistema natural que posee todo ser humano, vivir las emociones.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí

Escrito por David Garrido Díaz

FELICIDAD. ¿Tienes lo necesario?

FELICIDAD. ¿Tienes lo necesario?

¿Tienes lo necesario para encontrar la FELICIDAD? Realmente es una pregunta para pararse a pensar. ¿Realmente necesitas más de lo que tienes para disfrutar la felicidad?. Si eres una persona acomodada probablemente respondas que no, y es posible que si eres una persona que estás pasando por apuros dirás que sí.

La respuesta a esta pregunta tiene que ver con la cultura del tener y del consumismo. Estamos sometidos a una presión muy grande para hacernos creer que seremos felices en tanto en cuanto poseamos pertenencias y si estas posesiones son costosas y exclusivas mucho mejor.

Cuando le expongo esto esta cuestión a la gente me suelen responder que sí, me dan la razón pero en el fondo pocos son los que no se dejan llevar por el deseo de comprarse el último modelo de... o un... más grande y nuevo. 

Sabemos perfectamente que la felicidad no está en lo material, pero aún así lo seguimos buscando. Si en situación de broma preguntas a alguien qué necesita para ser feliz en un alto porcentaje te responde "que me toque la lotería" o algo parecido, y esta respuesta "de broma" es muy significativa.

En el fondo creemos que podemos comprar la felicidad, una base muy errónea y lo sabemos, pero cuesta cambiar ese fondo. 

Felicidad

La felicidad tiene mucho más que ver con la satisfacción de tus necesidades, con hacer en tu vida aquello que te realiza y sobre todo con la aceptación.

Dedícate tiempo en el día para conocer tus necesidades de ese momento concreto e intenta satisfacerla. Practica esto de tener encendido el radar de detección de necesidades para que, cuando aparezca una, salte un aviso en el móvil y te diga que tienes que dedicarte tiempo a ti y atender esa necesidad. La satisfacción de una necesidad te pone siempre en contacto con el bienestar, con la felicidad.

Pero esto no es suficiente, procúrate una vida en la que hagas aquello que te gusta, aquello en lo que te sientes bien. Es decir busca tu vocación y persíguela, además de proporcionarte el mínimo de situaciones que no te motivan. Sé que algunas son inevitables pero seguro que otras las puedes librar.

Y sobre todo acepta lo que hay, no te pelees con la vida y con las cosas que te pasan, tienes o eres. No tiene ningún sentido la bronca. Canaliza esa energía hacia el cambio, si es posible y si no lo es acepta. Trátate con más cariño, con más amor compasivo , dedícate tiempo de calidad y cuídate.

Sé que aceptar no es fácil a veces, pero de verdad que no sirve de nada pelear contra la vida. Te puede cabrear alguna situación, y puede ser normal, vive tu mosqueo, tu pena o lo que sea que te provoca y continua, acéptalo  y sigue con tu vida.

Después de la pregunta de broma nos ponemos serios y la mayoría se refiere a las personas que tienen cerca para entender que deberían sentirse más felices, "tengo una familia maravillosa, tengo trabajo y una pareja que me ama. Debería sentirme bien". Todo esto ayuda, por supuesto, pero lo felicidad no va sólo por este camino, tiene que ver más con el auto cuidado, con el amor a uno mismo, el amor propio.

Ámate, acepta y verás como la FELICIDAD aparece. A mi parecer sea cual sea tu situación tienes todo lo necesario para ser feliz. SÓLO DEPENDE DE TI, y esta es la buena noticia, está en tu mano.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook:  www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin:   www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

NORMALIZAR. ¿Es normal?

NORMALIZAR. ¿Es normal?

NORMALIZAR es una buena clave para buscar y encontrar la tranquilidad en tu día a día. ¿Qué es normalizar? Normalizar significa darle carácter de normal a las situaciones que pasan. Piensa que estás jugando a los dardos contra  un profesional del juego, lo normal es que pierdas. De modo que tu posible rabia por perder tiene menos lugar, menos lógica, ya que la probabilidad de que ganaras era muy baja.

Y en el plano donde realmente es eficaz  y sano es cuando lo aplicamos a las emociones porque es completamente normal y natural que las emociones aparezcan en nosotros. No sólo normal sino es necesario que aparezcan. Cuando normalizamos reducimos la intensidad de la pelea interna por intentar evitar esa emoción que no nos gusta o que no queremos vivir.

normalizar

Imagina que tienes que montar en avión y eso te da miedo. Si observas bien tu proceso mental empiezas a sugestionarte con la idea de intentar evitar que subas al avión. Al final te subes porque no tienes más remedio que hacerlo toda ese intento de evitarlo se vuelve en contra tuya y hará que lo pases peor ya que has alimentado un miedo poco probable y afrontas la experiencia sugestionado por una fantasía catastrófica y predispuesto a unas sensaciones no muy agradables.

Y si en lugar de hacer eso te dejas vivir la experiencia dándole normalidad a lo que sientas, porque puede ser normal sentir miedo al montarte en una avión, y por supuesto es normal tener miedo a que pase algo.

Sin embargo lo que no es normal es que creas que el avión se caerá, o que al aterrizar chocaréis... todo eso no es normal porque realmente el índice de accidente en aviones es muy bajo, y recuerda que la normalidad la da un número medio de experiencias, es decir si de cien experiencias ha pasado un suceso 30 veces, la normalidad tendrá un percentil del 30%.

Prueba a afrontar alguna situación de tu vida normalizando en lugar de como lo haces habitualmente sobre todo cuando refiriéndonos a las emociones.

Otro ejemplo, es que me he dado un golpe en la pierna y me sigue doliendo mucho, y este dolor no se me quita. Lo normal es que te duela, no puedes pretender que el dolor desaparezca rápidamente ya que tiene su proceso. Puedes entender que esperar que el dolor desaparezca cuando tu quieres es una idea algo loca. 

Me mosqueo porque las cosas no salen como quiero, y a no ser que tengas súper poderes lo normal es que no tengas absoluto control sobre las cosas que haces y que te pasan. Es muy insolente y loco pensar que van a salir tal y como quieres.

Te dejo una nueva herramienta fácil de aplicar y que da unos resultados muy interesantes, NORMALIZAR. Pruébala y si tienes dudas puedes escribirme o comentarme cómo te ha ido, verás que vives de otra manera.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Si quieres profundizar más sobre este tema puedes coger cita on-line o presencial pinchando aquí. La primera cita es GRATIS.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Web: www.davidgarridodiaz.es

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Linkedin:  www.linkedin.com/company/david-garrido-díaz

Exigencia y Castigo

Exigencia y Castigo

Cuando hablo de exigencia y castigo me estoy refiriendo a la auto exigencia y al auto castigo. Es curioso pero estos dos concepto suelen aparecer en la mayoría de las personas con las que trabajo y es una tónica generalizada tener que lidiar con estas dos actitudes muy a diario.

Partamos de qué es la exigencia, se trata de una petición enérgica donde de alguna manera lleva implícito un corto plazo de tiempo para la realización, es decir que suele acarrear una premura en la realización de la tarea. Esto nos pone en contacto directo con la impaciencia y la inmediatez de las cosas, no sé a vosotros pero a mí ya me empieza a estresar.  El castigo es una sanción que se impone al hacer algo incorrectamente o por fallar. Si vamos captando la situación es que en principio nos exigimos para conseguir algo y si no lo hacemos nos castigamos.

Y yo me pregunto ¿para qué? Para qué tanta exigencia y castigo. Como venimos de una educación basada en el castigo y la sociedad tiende a la competencia puedo sacar y entender que estos dos actos inicialmente lo establecimos como método de motivación. Si lo piensas cuando te exiges das más de ti mismo para conseguir aquello que te estás exigiendo, y el castigo al ser una consecuencia negativa de un acto nos invita a no repetirlo. No sé si te ocurre algún otra razón por la que estar exigiéndote y castigándote. Utilizando esto que expongo hay un asunto que me asalta, si lo que quieres es motivarte ¿es esta la mejor opción? ¿es así como lo harías con alguien a quien quieres? 

exigencia

La realidad es que estos dos actos no consiguen su objetivo siempre, es más la mayoría de las veces provocan una sensación completamente opuesta. Observa si te exiges y castigas por tus errores a menudo y si es así observa como te hace sentir. Si te has parado a hacerlo la respuesta puede estar cerca de que te hace sentir frustrado/a, apagado/a, triste, agotado/a, estresado/a, angustiado/a... y es que abusar de estas dos herramientas provoca todo esto, una sensación de no poder, de no valer es decir te baja tu auto estima y tu auto concepto.

Rizamos el rizo si además de manera inconsciente si nos marcamos un objetivo imposible de conseguir como por ejemplo estar seguro/a (en otro artículo ya hablé sobe la imposibilidad de conseguir seguridad), es entonces cuando nos hacemos mucho daño. Nos auto exigimos para intentar conseguir algo que no alcanzaremos nunca, imagina que esfuerzo y que frustración continua, y en el intento cuando te equivocas o cuando ves que no llegas sacas la fusta y empiezas a castigarte por ello. Así te estás tratando muy dúramente, incluso me atrevería a decir que con crueldad.

Y me surge una duda importante, ¿en qué momento pensaste que este método es el mejor para llegar a conseguir lo que quieres en la vida? Es posible que te ayude en determinados momentos, pero como sistema fijo es muy dañino, te vuelves muy inflexible, duro/a e incluso das miedo.

Este artículo es una invitación a revisar tu sistema de motivación para conseguir tus metas, para que mires que cantidad de auto exigencia y auto castigos aplicas en tu vida y para que observes cómo te hace sentir este sistema. También te invito a que cambies este método por palabras agradables, por tratarte con un poco más de cariño y amor compasivo, en definitiva que cambies el látigo por los abrazos. Créeme cuando te digo que el ser humano reacciona mejor a las muestras de cariño.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

 

Beneficios del Auto Abrazo

Beneficios del Auto Abrazo

Los abrazos poseen gran variedad de beneficios para las personas, tales como demostración de cariño, liberación de hormonas responsables del buen humos y de la felicidad, seguridad y apoyo... Me sorprende que un gesto tan rico en sensaciones y beneficios lo dejemos en responsabilidad de las demás personas. Lo que quiero decir es que si queremos un abrazo lo normal es dárselo a alguien o pedírselo, aunque lo más común es esperar a que te lo den, en todos estos ejemplos dependemos de alguien para poder sentir un abrazo, es decir dependemos de los demás para algo tan reconfortante y tan saludable. Cuando hablo de abrazos no me refiero al saludo que podemos darnos cuando nos vemos, un abrazo requiere un mínimo tiempo de contacto, debe durar al menos 30 segundos.

Beneficios Abrazo

La alternativa es el auto abrazo, ¿te has dado alguna vez un abrazo? y si lo has hecho ¿con qué frecuencia lo haces? Si la respuesta es que lo haces a menudo probablemente serás una persona con tendencia al buen humor, con confianza en ti mismo/a y una persona que anda con calma por la vida. Si la respuesta es nunca o poco te invito a que busques un espacio donde te encuentres cómodo/a, solo/a, y con intimidad. Siéntate. Pon tu mano derecha en tu hombro izquierdo (busca un hueso que resalta en la parte alta del hombro y engancha ahí tus dedos, si no lo encuentras no importa, agarra tu hombro pegadito al cuello), apoya tu cabeza sobre tu mano derecha (busca la postura que estés cómodo/a) y con la mano izquierda pásala por debajo de tu codo derecho agarrando tu axila derecha. Déjate reposar ahí, los abrazos deben durar para que el cuerpo pueda dejarse caer y sentir en esta situación, relájate y disfruta. Siente como tu cabeza descansa sobre tu propio hombro y siente como tú te sostienes a ti mismo/a. Siente como tu pecho está arropado y calentito, y que lo estás arropando tú. Siente como en general te estás acogiendo y sosteniendo a ti mismo/a con aquello que haya ahora mismo en ti. Pruébalo y déjate sentir los efectos sanadores de este acto tan sencillo.

autoabrazo

El efecto de sentir que puedes sostenerte, que puedes arroparte, que puedes darte un abrazo a ti mismo/a te genera auto confianza, liberas cariño hacia ti mismo/a, descanso, liberas estrés y ansiedad, te ayuda con tus inseguridades y si te dejas llevar tu mente para, la sensación de soledad desciende y empiezas a comprobar que en ti hay algo especial para ti. En definitiva te estás provocando felicidad.

Es posible que te sientas ridículo/a al principio, es posible que pienses "qué tontería"... abandona estos pensamientos y haz por cuidarte, por atenderte y prueba, no pierdes nada. Sé honesto/a y comprueba cómo te sientes después del abrazo, de tu auto abrazo. 

Da un paso hacia tu felicidad y empieza a abrazarte a ti mismo, no importa que lo que veas en ti no te guste, no importa que estés en un momento delicado (mejor aún), no importa que estés en un momento feliz, puedes compartirlo contigo mismo, no importa nada, no hay ninguna excusa para demostrarte un poco de cariño y provocarte algo de bienestar sin necesitar a nadie para ello. Sólo te necesitas a ti mismo/a.

Hoy más que nunca,  Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

Energía personal: Cómo la gastamos

Energía personal: Cómo la gastamos

Intentar explicar cómo gastamos nuestra energía personal me puede resultar algo complicado porque es un concepto más abstracto de lo normal, pero me parece un asunto interesante así que vamos allá.

El gasto de energía que tienes diariamente no sólo está formado por el movimiento que tengas o por tu actividad física. A parte de este gasto está el consumo basal, que a groso modo viene a contar cuanta energía necesita tu cuerpo para sobrevivir con movimiento cero. Es el consumo de energía que hacen tus aparatos y órganos internos. Para hacer la digestión tu cuerpo tiene que poner en funcionamiento una serie órganos como estómago con la segregación de jugos gástricos, intestinos, hígado, riñones... y eso tiene un consumo energético, o el simple hecho de respirar implica también muchos músculos y órganos, ya respirando estás consumiendo energía.

energía personal

Hasta lo que ahora he explicado es bastante conocido por muchos, sobre todo los que se han puesto a dieta alguna vez. Pero a veces pasa que haces un día aparentemente normal, parecido a los demás y te sientes especialmente cansado/a. Lo normal es pensar "estoy acumulando cansancio" "no habré descansado bien" "habré comido mal"... pero puede que haya otra razón.

Igual que cualquier órgano consume energía el cerebro también lo hace, y no solo el cerebro sino todas las partes del cuerpo que pueda activar de manera no demasiado consciente.

La manera que tenemos de sobrevivir socialmente es definir una imagen de nosotros lo más clara posible y ceñirnos a ella para poder ser reconocibles y deseables. Estas son las definiciones que hacemos de "yo soy así". Y lo que no nos damos cuenta es que al definirnos con alguna característica nos estamos negando la posibilidad de realizar la opuesta. De este modo si yo soy una persona que ayuda y normalmente lo hago, y me buscan para que les ayude y me gusta ayudar, me va a costar mucho decir no cuando me pidan ayuda o cuando necesitan ayuda. El día que te sientes obligado/a a mantener tu imagen pero en el fondo no quieres ayudar estás haciendo un gasto de energía. Hay dos fuerzas que chocan una la de tu necesidad natural del momento y otra la impuesta por tu mente para mantener tu imagen labrada con años de esfuerzo, y este choque produce un gasto de energía personal tremendo.

Pongamos otro ejemplo, la persona que se define como el/la duro o el/la valiente o el/la fuerte. Y resulta que un día se encuentra en una situación en la que se siente triste, débil o desvalido/a. Ese día aparece en esa persona un deseo de llorar y una sensación de abatimiento, pero su mente está programada para no dejar mostrar este tipo de emociones así que ordena a distintas partes del cuerpo para que no se note y aprieta la mandíbula, tensa los hombros, se hace un nudo en la garganta, hincha el pecho. De nuevo encontramos una necesidad natural que choca con una idea, un gran gasto de energía personal y le sumamos la reacción física que viene con el choque. Al final es normal sentirse agotado ¿Imagina si lo mantienes en el tiempo?

Estos conocimientos nos pueden ayudar a revisar si estoy conforme con la forma en la que estoy haciendo las cosas en mi vida para mejorar mi autocuidado y por su puesto mi bien estar.  Así que excusas a parte ¿llegas muy cansado al final  del día? 

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

Decisiones, nos marcan la vida

Decisiones, nos marcan la vida

A menudo en nuestra día a día relegamos la capacidad de decidir y el poder de nuestras decisiones a mecanismos automáticos e inconscientes . Y es este hecho tan aparentemente inocente el que nos priva de la libertad que poseemos de manera natural.

Voy a explicar un poco mejor esta reflexión. El ser humano es libre por naturaleza y esa libertad nos la proporciona la capacidad de decidir, es decir si tu tienes dos opciones puedes elegir libremente cual es la que más te interesa, pero si sólo tienes una posibilidad no tienes libertad de elección y tienes que optar por esa opción quieras o no, te guste o no. En nuestras vidas nos encontramos momentos de estos en los que creemos tener una sola opción y esto nos puede causar un problema personal o interno, pero no había otra opción de modo que de alguna manera nos consolamos.

decisiones

La cuestión es observar si cuando vemos una sola opción es porque realmente no hay más opciones o si nosotros mismos hacemos desaparecer las otras posibilidades. En nuestro sano juicio contestaríamos que no hacemos eso, pero hay una serie de conceptos e ideas que hemos asumido desde hace tiempo y que no hemos revisado también hace tiempo, entonces damos por sentado la validez de dicha idea y nos guían de una manera automática en nuestras decisiones diarias. Por ejemplo alguien piensa que el pan es perjudicial para la salud y al leer una carta de un bar decidirá sin pararse a pensarlo que todas las tapas que tengan pan no son válidas. En un ejemplo un poco más abstracto una persona crece pensando que tener miedo es una experiencia demasiado desagradable, este hecho le marcará en cada una de sus decisiones siempre optando por la opción que da menos miedo, de manera que inconscientemente irá eludiendo en su vida decisiones que conllevan riesgo y poco a poco va a tender a ser una persona cada vez más conservadora, más aprensiva y al final va reduciendo su círculo de experiencias por lo que va reduciendo su vida.

Por esto es tan importante hacernos cargo de nuestras decisiones por pequeñas que sean, para seguir siendo libres y elegir donde queremos ir, qué queremos ser y cómo queremos hacer las cosas. Te invito a que te pares a pensar un segundo cada vez que tengas una decisión que tomar, no importa que parezca ridículo, párate a pensar si quieres hacer eso que vas a hacer ahora, si lo puedes cambiar o si lo puedes hacer de otra manera, no sé hablo por hablar pero ¿seguro que no tienes otra opción, que no puedes elegir? Escúchate y ten en cuenta lo que hay en ti para tomar esta decisión. Lo hacemos a menudo ¿té o café? ¿descansar o aprovechar el tiempo? ¿parar a escucharme o no parar? ¿ser feliz o no serlo?

 

Ya digo de antemano que estas ideas y conceptos están muy arraigados en nosotros, cuesta quitarlos y que están ahí porque realmente en un momento esa decisión fue tomada y el resultado fue positivo, de modo que si queréis revisar hacedlo siempre con cariño y ternura.

La próxima semana hablaré de qué nos hace guiarnos por estas ideas antiguas y para qué las instauramos como guías en nuestra vida, en definitiva para qué rehuimos de hacernos cargo de nuestras decisiones.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

Soledad

Soledad

La SOLEDAD tienes distintas variedades, yo la distingo entre soledad deseada o no deseada, es decir buscada o no. Cuando buscamos un rato de soledad suele venir en respuesta a un periodo de estrés, agobio o ajetreo ya puede ser mental o social. En estos casos suele tener un efecto placentero y beneficioso.

Qué pasa cuando la soledad viene impuesta, cuando se acaba una relación, o un buen día todas las personas tienen planes menos tú y te quedas con todo tu tiempo disponible.

soledad

Hay un comportamiento muy común, correr. Buscar desesperadamente un plan y si no aparece buscar algo que hacer, tiramos de lista de tareas pendientes, o incluso de cosas que nos gustan hacer mucho, en definitiva mantenernos ocupados.

¿Por qué actuamos así? Aunque no me gusta utilizar los por qués creo que esta es una buena exención. Porque cuando nos callamos empezamos a escuchar todo aquello que no hemos podido escuchar con el ruido de nuestra voz. Entonces empieza el ruido mental y esto nos da un poco de más susto. Pero lo que de verdad nos da miedo es sentir todo aquello de lo que llevamos tiempo huyendo.

Seguro que hay muchos lectores que piensan que ellos no huyen, que no tienen miedo y que afrontan todo lo que les viene, que no se ocultan nada y que se conocen muy bien. Es posible que sea así, pero lo que se refiere a nuestros movimientos subconscientes son  más involuntarios y desconocidos para nosotros. 

¿Qué puede aparecer en ti?¿Qué puedes sentir si te paras? Sea lo que sea será tu realidad, tu verdad.

Por esto si en momentos de soledad te permites parar y dejarte estar, no puedes más que encontrarte a ti mismo/a, aparecen pistas muy valiosas para desenredar tu vida. Sin duda la soledad es un verdadero regalo.

Recuerda no huyas, no busques alternativas, no te líes ni te apegues a pensamientos e ideas, no te agarres al pasado o al futuro, simplemente siente, déjate sentir y experimenta tu vivencia. Verás que regalo encontrarte a ti sin interferencias de obligaciones, exigencias, tareas, prisas ni ruidos. 

VÍVETE.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

Para qué la Terapia Emocional. Para qué la Terapia Gestalt

Para qué la Terapia Emocional. Para qué la Terapia Gestalt

¿En ocasiones te sientes bajo de energías y sin fuerzas?

¿No paras de darle vueltas a la cabeza?

¿Te enfadas o alteras con facilidad e incluso a veces explotas?

Como esta sensación no nos gusta intentamos cambiarla y salimos con los amigos a tomar copas, salimos de compras, nos buscamos un hobbies o deporte, o nos buscamos mil cosas que hacer en el día a día… pero todo esto no soluciona el problema

Te proponemos averiguar qué te tiene así, parece que hay un punto ciego, puede que haya una emoción que no estás atendiendo… te invitamos a que depures la gestión de tus emociones. Haz un movimiento y cambia de color.

Hazte la vida más fácil

Pida cita en el 955 63 80 17 en el centro Atmempra o entre enwww.atempra.com

https://youtu.be/IYlhzBbvlcM

www.atempra.com