Energía personal: Cómo la gastamos

Energía personal: Cómo la gastamos

Intentar explicar cómo gastamos nuestra energía personal me puede resultar algo complicado porque es un concepto más abstracto de lo normal, pero me parece un asunto interesante así que vamos allá.

El gasto de energía que tienes diariamente no sólo está formado por el movimiento que tengas o por tu actividad física. A parte de este gasto está el consumo basal, que a groso modo viene a contar cuanta energía necesita tu cuerpo para sobrevivir con movimiento cero. Es el consumo de energía que hacen tus aparatos y órganos internos. Para hacer la digestión tu cuerpo tiene que poner en funcionamiento una serie órganos como estómago con la segregación de jugos gástricos, intestinos, hígado, riñones... y eso tiene un consumo energético, o el simple hecho de respirar implica también muchos músculos y órganos, ya respirando estás consumiendo energía.

energía personal

Hasta lo que ahora he explicado es bastante conocido por muchos, sobre todo los que se han puesto a dieta alguna vez. Pero a veces pasa que haces un día aparentemente normal, parecido a los demás y te sientes especialmente cansado/a. Lo normal es pensar "estoy acumulando cansancio" "no habré descansado bien" "habré comido mal"... pero puede que haya otra razón.

Igual que cualquier órgano consume energía el cerebro también lo hace, y no solo el cerebro sino todas las partes del cuerpo que pueda activar de manera no demasiado consciente.

La manera que tenemos de sobrevivir socialmente es definir una imagen de nosotros lo más clara posible y ceñirnos a ella para poder ser reconocibles y deseables. Estas son las definiciones que hacemos de "yo soy así". Y lo que no nos damos cuenta es que al definirnos con alguna característica nos estamos negando la posibilidad de realizar la opuesta. De este modo si yo soy una persona que ayuda y normalmente lo hago, y me buscan para que les ayude y me gusta ayudar, me va a costar mucho decir no cuando me pidan ayuda o cuando necesitan ayuda. El día que te sientes obligado/a a mantener tu imagen pero en el fondo no quieres ayudar estás haciendo un gasto de energía. Hay dos fuerzas que chocan una la de tu necesidad natural del momento y otra la impuesta por tu mente para mantener tu imagen labrada con años de esfuerzo, y este choque produce un gasto de energía personal tremendo.

Pongamos otro ejemplo, la persona que se define como el/la duro o el/la valiente o el/la fuerte. Y resulta que un día se encuentra en una situación en la que se siente triste, débil o desvalido/a. Ese día aparece en esa persona un deseo de llorar y una sensación de abatimiento, pero su mente está programada para no dejar mostrar este tipo de emociones así que ordena a distintas partes del cuerpo para que no se note y aprieta la mandíbula, tensa los hombros, se hace un nudo en la garganta, hincha el pecho. De nuevo encontramos una necesidad natural que choca con una idea, un gran gasto de energía personal y le sumamos la reacción física que viene con el choque. Al final es normal sentirse agotado ¿Imagina si lo mantienes en el tiempo?

Estos conocimientos nos pueden ayudar a revisar si estoy conforme con la forma en la que estoy haciendo las cosas en mi vida para mejorar mi autocuidado y por su puesto mi bien estar.  Así que excusas a parte ¿llegas muy cansado al final  del día? 

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

Comments are closed.