Cómo gestionar la Ira y el Enfado

Cómo gestionar la Ira y el Enfado

La ira y el enfado

La Ira y el enfado son  una causa muy común de incomodidad e infelicidad en las personas. Cuando sentimos durante mucho tiempo enfado sin duda estamos en contacto con lo negativo, con lo que no nos gusta, con la frustración y este contacto prolongado en el tiempo no provoca ninguna sensación agradable, más bien todo lo contrario, invita a entrar en un círculo de auto reproche y devaluación. Y si ponemos la atención en el exterior, en las personas que nos rodean, te puedes imaginar como nos ven o cómo se sienten, cansados de enfados y mal humor, atacados y a la defensiva.

Lo primero que debemos tener en cuenta para entender la ira es que se trata de una de las emociones básicas (la película "Del Revés (Inside Out)" explica esto fantásticamente, es una muy recomendable película para ver y comentar con tus hijos o verla sólo y reflexionar). El hecho de que sea una emoción básica significa que ocurre en todas las personas y que tiene un papel imprescindible en la evolución del ser humano. La función de la Ira y el enfado es la defensa. Cuando nos enfadamos aparece en nosotros una carga muy rápida de energía potente, en principio porque de alguna manera nos hemos sentido atacados y necesitamos defendernos.

emociones-del-revés

¿Qué ocurre? Que como todas las emociones tienen un mal uso, a veces  nos enfadamos por asuntos que en los que no necesitamos defensa, sino más bien lo hacemos como estrategia manipulativa, con lo cual estás generando una gran cantidad de energía que desperdicias.

Cuando la reacción sí está basada en un ataque y necesitamos defensa el sistema se activa con un enfado y nos energetizamos por si tenemos que defendernos. Pero socialmente está muy mal visto esta actitud, e incluso dependiendo del lugar y los actos realizados puede ser castigado por un juez. De modo que para evitar que la rabia salga la bloqueamos y nos la tragamos. Algunas personas la bloquean físicamente (provocando contracturas, dolores de cabeza muy fuertes, problemas de cervicales...), otras la somatizan (suele dar la cara con problemas de infección de orina, piedras en el riñón, úlceras de estómago...), otras la esconden hasta tal punto que se olvidan de que está ahí (personas incapaces de defenderse, a las que se le hace daño fácilmente).

enfado

Pero debo aclarar algo muy importante, la energía ni se crea ni se destruye, tan sólo se transforma. Pues bien date cuenta que cuando te la tragas estás intentando transformar una energía destructiva, negativa y dañina, ya que para eso la generamos, para defendernos.

Es fácil pensar que a ti no te pasa esto, que a ti se te pasa el enfado pronto y después no queda rastro de él, en cuyo caso te invito a que revises este asunto, porque en la mayoría de los casos que conozco la ira sigue ahí, y va a volver intentar salir.

Para colmo hay otro factor importante a tener en cuenta, la ira y el enfado son acumulativos, es decir cada vez que no dejamos salir nuestra ira o enfado los vamos guardando en el mismo sitio y se encuentra con más de lo mismo, hasta que llegue un momento que explotamos. Y es que hay que tener cuidado, estamos intentando guardar un material muy inflamable.

Quiero resaltar que puede ser que no reconozcas la ira en ti, pero sin embargo cuando hay una situación en la que podrías enfadarte lo que te pasa es que pones triste o te entra miedo. Esto es muy normal (normal no significa que sea saludable) ya que las emociones básicas están muy relacionadas y conectadas, de manera que podemos pasar de estar tristes a estar cabreados, o de sentir miedo a sentir tristeza. Y si evitas el contacto con la ira y minimizas el tiempo de exposición puedes estar pasando a otra emoción demasiado rápido.

Y ¿qué hacer? por lo expuesto parece que no es muy sano quedarse esa energía cuando aparece en nosotros, pues eso, SUÉLTALA. La pregunta normal cuando digo esto es "¿que hago le pego a la otra persona?" y aunque sea lo que te apetezca NO lo hagas, NO se debe sacar la ira contra otra persona,  a no ser que estés en peligro real y necesites defensa real.

Saca tu Ira de una manera controlada y no dañina, haz una explosión controlada. Te invito a que busques cual es la manera que mejor te funciona a ti, puede ser pegando a un cojín o a la cama, puede ser mordiendo una toalla, puede ser gritando (si lo necesitas puedes ahogar el grito con la almohada), o quizás bailando, cantando o con deporte. Con estas últimas formas os indico que no sirve ir al gimnasio para descargar ira, muchas personas me dicen "yo voy al gimnasio y salgo muy cansada", recuerda que esta energía es muy explosiva, suele durar poco tiempo cuando se está expresando, así que si decides utilizar el deporte o el baile debe ser alguna actividad igualmente explosiva, como un sprint o pegar a un saco.

Con todo esto dicho, cuando puedas hacer la explosión controlada, contacta con aquello que te enfadó y explota adecuadamente, sin hacer daño ni a nada ni a nadie. Después de hacerlo comprueba cómo estás y qué necesitas. Ahora es buen momento para hablar o tratar aquello que no te gustó.

Recuerda trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarrido.es

2 Responses

  1. De exquisita simpleza…muy buen consejo y facil de poner en practica. GRacias!!!!!!!