Tristeza. Para qué nos sirve

Tristeza. Para qué nos sirve

La TRISTEZA es una de las emociones básicas, esto significa que son de esas emociones que con certeza todo el mundo siente y que está debajo y/o conectada con el resto de emociones que podemos sentir en nuestro día a día. Las emociones básicas son cuatro, Ira, Miedo, Alegría y Tristeza, estas cuatro emociones están muy presentes en nuestras vidas y tienen una funcionalidad, es decir nos ayudan. De algunas ya he hablado, como por ejemplo del miedo que ya vimos que nos sirve como protección, y hoy quiero hablar sobre la tristeza, la emoción "fea o difícil" por excelencia.

Todo el mundo ha sentido tristeza alguna vez, al menos que reconozca, y sentimos tristeza mucho más a menudo de lo nos creemos, seguramente no a la intensidad de la tristeza que solemos recordar pero la sentimos. La tendencia de la mayoría de las personas huyen de la tristeza (digo la mayoría porque hay un carácter concreto que siente un aliado en la pena) evitan sentirla e intentan o taparla o que habite el menos tiempo posible. Y es lógico, nos solemos sentir más cómodos y nos gusta más estar alegre, de manera que intentamos evitar lo contrario, además contamos con una iniciativa natural del ser humano que tiende a sentir bienestar, tenemos tendencia a lo agradable, a la felicidad.

Sin embargo la tristeza cumple una función muy importante en nuestra inteligencia emocional.

tristeza

Para entender mejor las emociones básicas debo explicar un concepto gestáltico muy interesante, "la autoregulación organísmica". Esto es la tendencia que tiene el cuerpo al equilibrio de manera natural e inconsciente. De esta manera y en función a esta norma vamos a tender al equilibrio de manera natural, y si necesito agua mi cuerpo va a mostrar sed para equilibrar esa necesidad, o si nuestro cuerpo siente más temperatura de lo deseado empieza a sudar con la intención de refrescar y bajar la temperatura corporal. En lo emocional funciona igual, si estamos mucho tiempo en contacto con el agobio el cuerpo nos va a pedir tranquilidad, o si nos exigimos demasiado es probable que sintamos cansancio o agotamiento para equilibrarnos con el descanso. En definitiva no podemos separar las dos caras de  una moneda, y si tiras una moneda diez veces al aire verás que la tendencia es a cinco de cada cara, haz la prueba varias veces.

Pues en la moneda alegría/tristeza ocurre algo parecido, la tristeza forma parte de nuestro día a día y nos equilibra. A mucha gente le da miedo sentir tristeza, piensa que como la sienta no va a salir de ahí, va a caer en depresión, o que no va a saber qué hacer. Otras me dicen que no les gusta, que no quieren. Mi respuestas es clara, no es algo que podamos elegir ni decidir (aunque algunas personas crean que sí pueden controlarla), y cuanto más natural lo hagas menos daño te hará. Si te apegas a la pena dándole más importancia de la que tiene o pensándola mucho más de lo necesario sí que puede hacerte daño.

¿Para qué sirve la TRISTEZA? pues la tristeza nos puede servir como una alerta, sin duda cuando la tristeza, que no es por empatía, viene a mostrarnos que algo no va bien, algo no se ha hecho correctamente, algo se ha hecho contra natura, en algo te has equivocado y no te has dado cuenta. La tristeza siempre nos trae un aprendizaje, una enseñanza de nosotros mismos de modo que te invito a parar y a mirar dentro, a analizar qué puedes aprender de lo que te tiene así, y te invito a que le des otra revisión y que no te quedes sólo con la primera idea que te ha venido, y sobre todo que no huyas.

Cada vez que te dejas sentir la tristeza estás en sintonía con la naturaleza y te estás asegurando una alegría más intensa y real.

Si esto te cuesta hacerlo por ti mismo/a es normal, no es fácil hacerlo, no dudes en buscar ayuda, créeme que este es uno de los grandes aprendizajes de la vida, de los que te deja muy en paz contigo mismo/a.

Trátate como te gustaría que te tratasen.

Escrito por David Garrido Díaz

Sígueme:

Facebook: www.facebook.com/davidgarridodiazz

Web: www.davidgarridodiaz.es

Comments are closed.